LA BIPOLARIDAD

El destino me puso una cita con esta condición mental cuando apenas contaba con dieciocho años. Me hallaba prestando el servicio militar de mi país en la Península de Sinaí. Sufrí una crisis depresiva que me distanció de mi yo, mis labores y la misma vida.

No lograba comprender lo que sucedía con mis pensamientos ni con mi estado de ánimo, la situación se volvió cada día mas angustiante y debí regresar.

De ese año en adelante he vivido varias crisis depresivas y otras maniacas. Mi vida cambió totalmente y las expectativas sobre mi futuro se vieron frustradas debido a la enfermedad.

Pensé que había encontrado una cura para mis males al refugiarme en la inclemente sombra de las drogas, pero el resultado fue el deterioro físico y mental de un hombre que aun estando joven ya no percibía una luz al final.

Pero la luz llegó cuando descubrí que la espiritualidad y el apoyo en Dios junto con el amor, eran los principios básicos para continuar mi vida aceptando mi condición y la ingesta permanente de medicamentos.

La terapia psiquiátrica y un entorno favorable para mis emociones también resultaron ser los recursos de mi estabilidad. Adicionalmente, el proceso creativo de la escritura se convirtió en la manera de poder y saber conquistar mis emociones aplicando la imaginación sobre una hoja en blanco para dar vida a una historia.

Juan Pablo Pardo Gutiérrez
Escritor